News

Solidaridad y tecnología, la combinación más efectiva contra el virus

16 April, 2020
image

Dominion Smart House y Famaex suman fuerzas para prestar servicios gratuitos de desinfección frente a la COVID-19 en colaboración con Cruz Roja


Hace apenas unos meses, hubiera sido imposible imaginar la situación que vivimos en estos momentos. Confinados en nuestras casas, preocupados por nuestra salud y la de nuestro entorno, asistiendo a un dramático recuento de fallecidos, con la actividad económica bajo mínimos y una tupida línea de nubarrones de incertidumbre en el horizonte.

Pero también hubiera sido impensable hace poco que fuéramos a asistir a un renacer de solidaridad colectiva, encarnado de la mejor de las maneras con el fervoroso aplauso cada día en los balcones a sanitarios y otros profesionales que están bregando en primera línea de batalla contra el enemigo invisible por el bien de todos. 

El reconocimiento no sólo es extensible a ellos. También a una pléyade de filántropos que ha surgido de manera espontánea para hacer un poco más fácil la vida a los demás en tiempos de pandemia. Desde redes vecinales para asistir a los mayores y cocinar para ellos, propietarios que suspenden el cobro de alquileres, médicos que se ofrecen a ayudar desinteresadamente, artistas que amenizan la cuarentena regalando sus creaciones en la red, educadores que comparten recursos para entretener a los peques hasta videollamadas para acompañar a los que se sienten más solos.

Esta ola solidaria sin precedentes no sólo se circunscribe a personas concretas. Ante este cambio repentino de las reglas del juego, también muchas empresas han entendido que en estos momentos críticos para nuestra sociedad es necesario anteponer el bien común a la cuenta de resultados. Y han puesto en marcha numerosas iniciativas en este sentido.

Desde las grandes corporaciones multinacionales, como las compañías de automoción que han transformado sus líneas de producción para fabricar respiradores, hasta pequeñas startups que han adaptado su idea de negocio a velocidad de vértigo para imprimir en tres dimensiones máscaras de protección.

Pasando por empresas de restauración que alimentan a los sanitarios, compañías de transporte que trasladan a profesionales de sectores esenciales, cadenas de retail que distribuyen ropa de cama y otros materiales hospitalarios, textiles que han puesto su capacidad productiva a toda máquina para elaborar mascarillas, o donaciones a la sanidad pública o a entidades sin ánimo de lucro que trabajan con los más afectados por la pandemia.

Muchas de estas iniciativas cuentan con una aliada de excepción: la tecnología. Si ya desempañaba un papel esencial en muchos negocios hasta ahora, la llegada de la COVID-19 ha acentuado aún más su relevancia a la hora de dar soluciones imaginativas a los nuevos problemas que hemos de abordar. Por ejemplo, los Marketplace se han revelado como una herramienta de gran utilidad en estos momentos por su capacidad de encajar necesidades con respuestas y organizarlas de forma eficiente.

Uno de los ejemplos de esta solidaridad corporativa apoyada en una fuerte componente tecnológica es la iniciativa conjunta que han puesto en marcha estos días las plataformas digitales Smart House de Dominion y Famaex. La compañía global de servicios multitécnicos y la startup han sumado fuerzas para ofrecer una solución a los colectivos más desfavorecidos en forma de desinfección de espacios y locales.

La evolución de la pandemia ha despertado la solidaridad y la creatividad de ambas compañías para diversificar y enriquecer su catálogo de servicios con la incorporación de soluciones de desinfección específicas frente a la COVID-19. Y, además de unir capacidad tecnológica, destinarán los beneficios obtenidos en cada uno de estos trabajos a la desinfección gratuita de centros de reparto de alimentos y de atención a personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad en colaboración con Cruz Roja.

Los equipos técnicos encargados de llevar a cabo estas desinfecciones de los espacios afectados emplearán avanzadas técnicas de Ozono, Nebulización y Termonebulización, en función del tipo de instalación que se trate y de la actividad que habitualmente acoja. Los procesos de desinfección tienen una duración aproximada de entre 1 y 3 horas para locales de hasta 500 metros cuadrados de superficie, que deberán permanecer vacíos durante un periodo máximo de 3 horas. Una vez aplicado el tratamiento de desinfección, el espacio queda higienizado y completamente libre de virus, de forma que los usuarios únicamente tendrán que adecuar sus hábitos a los protocolos recomendados por las autoridades sanitarias.

Las personas, comunidades o PYMES que quieran colaborar en esta iniciativa solidaria únicamente tienen que encargar su servicio de desinfección a través de la web www.desinfeccionsolidaria.es. Después de gestionar el encargo, Dominion Smart House y Famaex destinarán sus beneficios a sufragar el coste de la desinfección de los locales seleccionados junto con Cruz Roja.

Este ejemplo de combinación de altruismo y tecnología pretende aportar un granito de arena más a la ola de colectiva de solidaridad que ayude a luchar contra la pandemia, pero también a preparar a nuestra sociedad para “el día después”. Porque la vuelta a la normalidad será lenta y progresiva, y en ella las labores de desinfección cobrarán una especial relevancia. En espacios de oficinas, en zonas comunes de edificios, en domicilios particulares de posibles contagiados…

Por eso, tanto Dominion Smart House como Famaex están decididos a mantener su iniciativa solidaria más allá del estado de alarma, hasta la erradicación definitiva del coronavirus. Son tiempos de sumar esfuerzos y de ayudarnos unos a otros. La recompensa final merece la pena. Como dijo el nobel de la Paz Christian Lange, “la solidaridad es el medio más importante para la supervivencia de una especie”.


Categories: Corporativa Corporativo & Inversores